Festival de Wesak

El Festival Wesak

Luna llena De Tauro

Una Técnica de Contacto Espiritual

Wesak

Wesak

Actualmente el festival de wesak se celebra con Grandes Meditaciones Grupales en todo el mundo.
La Hermandad espiritual de todos los seres es reconocida.

Este es un Punto de Conexión Con los “Grandes Seres”
“Wesak, el punto de máxima bendición para la humanidad”

El festival de wesak es conocido como el festival espiritual más Importante del año, Se da todos los años en la Luna Llena de Tauro. En wesak se abre un portal de Luz y frecuencias de alta vibración De amor-consciencia descienden a la tierra.

El festival de wesak marca un momento de Gran acercamiento De la humanidad y las fuerzas de la Luz.

Wesak Marca el despertar de una nueva consciencia De hermandad y de unidad de los seres humanos.

“Un Llamado de los Grandes Seres”

Hacemos un Llamado a todos los hombres y mujeres de todas las naciones, De todas las razas, culturas, filosofías, religiones y credos.

Llamamos a todos los grupos de verdaderos y auténticos servidores En todo el mundo.

Hacemos un Llamado a la hermandad espiritual del planeta, Hombres y mujeres de buena voluntad.

Hacemos un Llamado para que se unan en Gran meditación universal, De Contacto con la Gran red de Amor-Consciencia.

Hacemos un Llamado a para que Por un momento salgan de los limites de Sus pequeños grupos y se unan todos en una unión sin precedentes. Finalmente la unión interna será demostrada.

Este es un gran momento y las fuerzas de la Luz están dispuestas…

El periodo de oscuridad ya está terminando, hoy más que nunca Los llamamos para que se unan con gran hermandad, dejando por Un momento de lado todo pensamiento, idea y acción de separabilidad.

Cuando trascienden las fronteras de sus pequeños grupos y se unen En Grandes Grupos de meditación alimentando pensamientos semilla, Con mente enfocada y vibrando en frecuencias de Amor-conciencia, Formidables fuerzas son liberadas, estas fuerzas cambian las líneas de tiempo Y el curso de los acontecimientos es redirigido, transmutando el destino de Las naciones y de los pueblos. Ya lo han hecho antes y lo pueden hacer una vez más.

Wesak es un punto focal de luz y Amor-Consciencia, es un punto de máximo Acercamiento y Grandes fuerzas hacen contacto con la Consciencia de los Grupos, Este es un momento de Gran Oportunidad para la Humanidad.

Apoya este trabajo Comunicalo Enviando a tus contactos, Amigos y Familia en todo el Mundo.

  • Coméntalo con tu grupo y tu familia espiritual.
  • Planifica y logra acuerdos con otros grupos para que hagan este evento en común,
  • Entre mas grupos se unan en esta celebración mayor es la consciencia de unidad.
  • “Recuerda wesak no es de ningún grupo en particular, Wesak es de toda la Humanidad”

Visítanos en Facebook: http://www.facebook.com/senderosdelalma

 

El festival de wesak es la principal fiesta espiritual del año.

 “Ningún precio que se nos exija será demasiado elevado Para ser útil a la Jerarquía en el momento de la Luna Llena De Tauro, el Festival Wesak; ningún precio es demasiado elevado Para obtener la iluminación espiritual posible, particularmente en Este momento.”                                               Maestro Djwhal Khul

 

El Festival de Wesak es el Festival del Buda,  el intermediario entre el más alto centro espiritual; Shamballa, y la jerarquía. Es la expresión de la sabiduría de Dios, la encarnación de la luz y el indicador del propósito divino. Se fija anualmente en la luna llena de Tauro .Es El Gran Festival de oriente. Este festival representa una verdad viviente y una oportunidad presente; En su mutuo servicio ala humanidad Cristo y Buda traen esta unión del pasado con el presente. También unifican a oriente con occidente  a la vez que funden en un todo la  tradición cristiana con los credos budistas e hinduistas  y las aspiraciones de todos los creyentes del mundo de hoy, ya sean ortodoxos o no. Así desaparecen las distinciones religiosas. Este festival señala un punto máximo de bendición espiritual al mundo: En el preludio se abre un canal de comunicación entre la humanidad y Dios, a través del cual el amor y la sabiduría de Dios mismo que pueden afluir en un mundo ansioso y necesitado”.

 Esfuércense por hacer del Festival Wesak un Festival universal, que sea reconocido como de valor para todos los credos. En este Festival dos guías divinos, de oriente y occidente, colaboran juntos y trabajan en la más estrecha unión espiritual; el Cristo y el Buda emplean este Festival cada año como punto de inspiración para el trabajo del año próximo. Traten de hacer lo mismo. Entonces, las energías espirituales estarán excepcionalmente disponibles.”

Djwhal Khul

LOS TRES FESTIVALES MAYORES

El establecimiento de ciertos festivales importantes en rela­ción con la Luna, y en menor grado con el zodíaco, reforzará el espíritu de invocación con la resultante afluencia de influencias evocadas. La verdad contenida en toda invocación se basa en el poder del pensamiento y particularmente en su naturaleza, relación y aspectos telepáticos. El pensamiento invocador unificado de las multitudes y el pensamiento enfocado y dirigido del Nue­vo Grupo de Servidores del Mundo, constituyen una corriente saliente de energía. Ésta llegará telepáticamente hasta esos, Seres espirituales que son sensibles a tales impactos y responden a ellos. Su evocada respuesta emitida como energía espiritual, llegará a su vez hasta la humanidad, después de haber sido re­ducida a energía mental, y en esa forma dejará su correspondiente impronta en la mente de los hombres, impartiéndoles convic­ción, inspiración y revelación. Esto ha ocurrido a través de toda la historia del desarrollo espiritual del mundo y ése ha sido el procedimiento adoptado al redactar las Escrituras del Mundo.

Luego, el mantenimiento de cierta uniformidad en los ritua­les religiosos ayudará a los hombres a reforzar el trabajo mutuo y a aumentar poderosamente las corrientes mentales dirigidas a las expectantes Vidas espirituales. En la actualidad la religión cristiana tiene sus grandes festivales; el budismo conserva dife­rentes acontecimientos espirituales, y el hinduismo tiene otras fechas sagradas. Cuando el mundo del futuro esté organizado, todos los hombres de tendencia y orientación espirituales guar­darán las mismas festividades sagradas, trayendo como resultado la unión del esfuerzo y la fusión de los recursos espirituales, además de una simultánea invocación espiritual, resultando evi­dente su potencia.

Permítanme indicar las posibilidades que ofrecen tales acon­tecimientos espirituales y tratar de profetizar la naturaleza de los futuros Festivales mundiales. Habrá tres festivales princi­pales cada año, concentrados en tres meses consecutivos, que conducirán a un prolongado esfuerzo espiritual anual, cuyo efec­to se sentirá durante un año.

1.  El Festival de Pascua. Es el Festival del Cristo viviente resucitado, el Instructor de los hombres y el Guía de la Je­rarquía espiritual. Es la expresión del Amor de Dios. En ese día será reconocida la Jerarquía espiritual que Él guía y dirige, y se pondrá el énfasis sobre la naturaleza del Amor de Dios. Este festival será fijado anualmente de acuerdo a la primera Luna llena de Aries, y constituye el gran Festival cristiano de Occidente.

2.    El Festival de Wesak. Es el Festival del Buda, el In­termediario espiritual entre Shamballa, el centro espiri­tual más elevado, y la Jerarquía. El Buda es la expre­sión de la Sabiduría de Dios, la Personificación de la Luz y el Que señala el propósito divino. La fecha será fijada anualmente de acuerdo a la Luna llena de Tauro, así como sucede actualmente, siendo el gran Festival de Oriente.

3.    El Festival de Buena Voluntad. Será el Festival del es­píritu de la humanidad que aspira llegar a Dios, trata de adaptarse a la voluntad divina y dedicarse a expresar co­rrectas relaciones humanas. Será fijado anualmente de acuerdo a la Luna llena de Géminis. En ese día será re­conocida la naturaleza espiritual y divina del género hu­mano. En este Festival Cristo ha representado a la hu­manidad durante dos mil años y ha permanecido ante la Jerarquía y a la vista de Shamballa como el hombre‑Dios, el Conductor de su pueblo y “el Primogénito de una gran familia de hermanos” (Rm. 8,29). Todos los años en esta fecha, Cristo ha repetido, ante la Jerarquía, el últi­mo Sermón del Buda. Por lo tanto será un Festival de profunda invocación y demanda, de fundamental aspira­ción para establecer la hermandad y la unidad humana y espiritual, y representará el efecto que produce en la conciencia humana el trabajo realizado por el Buda y el Cristo.

Estos tres Festivales se celebran ya en todo el mundo, y si bien no están relacionados entre sí, son parte del Acercamiento espiritual de la humanidad. Se está aproximando el momento en que los tres festivales se celebrarán en todo el mundo, gra­cias a lo cual se logrará una gran unidad espiritual, y los efec­tos de este gran Acercamiento tan inmediato en la actualidad, se estabilizarán por la invocación unida de la humanidad en to­do el planeta.

Los restantes plenilunios constituirán festivales menores y se­rán considerados de vital importancia. Establecerán los atribu­tos divinos en la conciencia del hombre en la misma forma que los festivales mayores establecen los tres aspectos divinos. Estos aspectos y cualidades se llegarán a establecer y determinar por un profundo estudio de la naturaleza de determinada constela­ción o constelaciones, que ejerce influencia durante esos meses. Capricornio por ejemplo, llamará la atención sobre la primera iniciación, el nacimiento del Cristo en la caverna del corazón, y determinará el entrenamiento necesario para producir ese gran acontecimiento espiritual en la vida del individuo. Doy este ejem­plo a fin de indicarles la posibilidad de obtener el desarrollo espiritual que ofrece la comprensión de estas influencias y revivir los antiguos credos, ampliándolos hasta sus mayores y eternas relaciones.

De esta manera los doce festivales anuales constituirán una revelación de la divinidad, o proporcionarán los medios para es­tablecer ante todo relaciones durante tres meses, con los tres grandes Centros espirituales, las tres expresiones de la divina Trinidad. Los festivales menores pondrán de relieve la interre­lación del Todo, y la presentación de la divinidad saldrá de lo individual y personal y pasará al Propósito universal divino; la relación del Todo con la parte y de la parte con el Todo será así expresada por ello con toda su plenitud.

La humanidad invocará, por lo tanto, a la Jerarquía, el poder del Reino de Dios; la Jerarquía responderá, y entonces se de­sarrollarán los Planes de Dios en la Tierra. La Jerarquía in­vocará, en una vuelta más elevada de la espiral, el “Centro donde la Voluntad de Dios es conocida”, invocando así el Propósito de Dios. La Voluntad de Dios será complementada por el Amor ma­nifestado inteligentemente. Para esto el género humano está pre­parado, y la Tierra espera.

Resumiendo: La nueva religión mundial será erigida sobre los cimientos de la verdad fundamental ya reconocida. En el futuro, la religión será definida por los teólogos con más exactitud que hasta ahora, de la manera siguiente:

 

Religión es el nombre asignado al llamado invocador de la humanidad

y a la respuesta evocadora dada a esa de­manda por la Vida Suprema.

La Reaparición de Cristo, págs. 133/6

 

B – EL FESTIVAL WESAK

PRIMERA PARTE

Por Alice A. Bailey

Al estudiar la situación mundial presente, se advierte que, aparentemente, se ha perdido el secreto de la síntesis. La humanidad está dividida, una mitad contra la otra, el Este contra el Oeste, raza contra raza, nación contra nación. La humanidad necesita volver al antiguo conocimiento de que nuestro planeta, está destinado a demostrar la unidad esencial de la humanidad, que ha de manifestar la energía de integración y de coherencia. Cuando esto se haya, verdaderamente, realizado, nuestros actuales problemas mundiales se solucionarán por si mismos y el ritmo básico mundial será restablecido y estabilizado.

Desgraciadamente, la humanidad no tiene, aún, conciencia grupal y por ello al hombre común no se le puede confiar que trabaje, piense y planee para el grupo. Los seres humanos son aún demasiado egoístas. Este hecho sin embargo, no ha de ser motivo de desaliento, porque para quienes tienen una amplia visión mundial y en la actualidad, la conciencia y la responsabilidad grupal, se han revelado ya, como algo más que como una simple y hermosa visión. La fraternidad y el reconocimiento de sus obligaciones, empiezan a penetrar la conciencia de los seres humanos de todas partes. Esto se debe a la creciente actividad de la Jerarquía de la Luz, al servicio realizado a través de los siglos por los Guías de la Humanidad, y hoy, por Cristo y Su Iglesia. Están comenzando a demostrar al ser humano el verdadero significado de la Fraternidad y los seres humanos comienzan a captar y comprender sus responsa­bilidades. En la humanidad yace una innata respuesta al ideal supremo y los seres humanos están reaccionando a una profunda necesidad de síntesis.

Cuando Cristo vuelva, al final de este siglo y demuestre Su poder, dando a la humanidad una nueva nota clave para la era futura, podremos estar seguros de una cosa: que Él volverá como Maestro del Amor y de la Unidad, dos cosas que el mundo necesita más que nada en estos momentos. La nota clave que Él emitirá será la de la regeneración de la humanidad y la de la reorganización de la estructura social. Esto se logrará a través del amor que derramará sobre todos los seres, porque obrará en primer lugar mediante la naturaleza del “amor‑deseo” de la humanidad. La aspiración de los hombres se demostrará en la Tierra, en cada ciudad y en cada país, por la formación de grupos activos que trabajarán definida y decididamente en favor de la unidad, de la cooperación y de la fraternidad en todos los órdenes de la vida, ya sea económico, religioso, social o científico.

Estos grupos alcanzarán resultados imposibles de lograr ahora, debido a la incapacidad del ser humano para comprender la verdadera naturaleza del Amor. Pero más adelante esta gran fuerza de Amor será liberada en la Tierra, por el trabajo mediador de Cristo, actuando como representante de Dios, ayudado y asistido en esta obra por el esfuerzo consciente y la Energía Divina de Buda.

La indicación del acercamiento de este gran acontecimiento y del constante acrecentamiento del poder del Cristo puede hallarse en la reacción que se producirá en los próximos quince años, contra el crimen y aquellas organizaciones que fomentan el odio y las diferencias de clase, contra el radicalismo extremo que se utiliza para fines contrarios a los planes Crísticos. La Nueva Era de Paz, se introducirá por la unión en toda la Tierra de las fuerzas que impulsan la reconstrucción y el verdadero desenvolvimiento evolutivo. En todos los países se producirá una unión consciente y deliberada de grupos que personificarán el principio de la fraternidad, en la medida que pueden percibirlo. Los hombres han de vigilar los signos de los tiempos y no han de desalentarse cuando miran el futuro inmediato.

Es la inmediata e inmanente probabilidad de la reconstrucción mundial y de la reaparición de Cristo, que se visualiza mentalmente cada año en el Festival Wesak, durante el Plenilunio de Mayo. Los aspirantes deberían ayudar a llevar adelante los objetivos de esas Grandes Inteligencias que tratan de ayudar a la humanidad en esta época, mediante una definida concentración en el momento del Festival y familiarizar paulatinamente al pensador occidental de la realidad de esta oportunidad. Pueden así crear una corriente de aspiración y un vórtice de fuerza que constituirá, un llamado vivo que traerá una respuesta definitiva (en el sentido espiritual de la palabra) por parte de Aquéllos que tratan de ayudar,

La reaparición de Cristo y su manifestación se iniciará en cierto Festival de Wesak, en el que La Gran Invocación será pronunciada por Buda, y liberará la fuerza Divina, que preparará el camino para Su Gran Hermano, asistiéndole en la realización de Su Misión. Es por esta razón, que se está produciendo un creciente reconocimiento del Festival Wesak en Occidente. Ha llegado el momento, en que el Occidente debe comprender el verdadero significado de este acontecimiento. A medida que los hombres y mujeres de buena voluntad comprendan y aprovechen esta oportunidad que brinda el Festival Wesak, y que se alinean con una determinada energía Espiritual, serán vitalizados y estimulados espiritualmente por esta energía y consiguientemente, estarán dispuestos para servir.

Dos factores son de sumo interés hoy. En primer lugar: la necesidad y la aspiración del mundo son tan grandes y el presente momento tan crítico que, hay una orientación general, en las personas con tendencias espirituales, hacia la idea de una Intervención Divina. Si existen Fuerzas Espirituales y Grandes Vidas e Inteligencias Espirituales, y si Dios sabe lo que sucede en nuestro planeta, seguramente será posible que surja desde el Reino Espiritual esa sabiduría orientadora, ese estímulo amoroso, que guiará a los seres humanos de la oscuridad a la Luz. Si esto no fuera así, todas nuestras creencias no tendrían valor. En segundo lugar: surge de nuestra demanda, y como respuesta a lo Alto, un creciente reconocimiento de que la reaparición de Cristo es inminente. Los creyentes de todas las escuelas de pensamien­to del mundo cristiano y de otras partes, esperan este acontecimiento y por este motivo el Festival  Wesak y el Plenilunio de Junio son importantes períodos preparatorios. El Festival Wesak confirma esta creencia y en ello reside su profundo interés para todo cristiano. La esperanza del mundo está puesta en esta verdad y es una necesidad para los adherentes de todas las razas y credos, de aclarar en sí mismos, lo que entienden por la frase “la Venida de Cristo”.

No dudamos que, detrás de los asuntos del mundo hay un grupo organizado de Inteligencias. La humanidad ha sido conducida, etapa tras etapa, hacia una luz paulatinamente creciente. Los seres humanos han progresado desde la etapa de la más profunda barbarie, hasta la presente etapa de nuestra iluminada civilización. La historia muestra el Camino de Dios con relación al ser humano y nos garantiza que el continuo progreso está asegurado. Grandes momentos de crisis han ocurrido en todos los períodos de la historia y en todas las civilizaciones. Nos hallamos ahora en uno de ellos. En todas estas crisis, siempre hubo una respuesta a la demanda y en respuesta a la llamada, Dios ha enviado al Maestro y Representante que encamó en sí la enseñanza que requería la era venidera, propagando la nota que caracterizó el genio de una determinada civilización.

Estamos pasando ahora por uno de estos tiempos de crisis, con su consiguiente demanda y respuesta concentrada. Estas llamadas, si han de penetrar en el mundo de las realidades espirituales, ganan poder adicional si pueden ser enfocadas en determinados períodos, es lo que ocurre durante cada Plenilunio de Mayo, denominado el Festival Wesak, que ofrece a la humanidad la oportunidad especial de llamar la atención de Aquéllos que son responsables de la evolución de la humanidad. Esta es nuestra oportunidad, y el motivo de este artículo es dar información sobre el Plenilunio de Mayo, sobre la relación de Buda y de Cristo con nuestra presente humanidad y para poner el énfasis en la cooperación con esta oportunidad inmediata.

En los últimos años, ha habido un creciente interés en Occidente por la nueva tendencia para reconocer este Festival Oriental. El Festival Wesak está relacionado con una antigua leyenda que algunos consideran como un mito histórico, otros como una narración simbólica y para innumerables seres, es un estado de realidad presente. Esta historia se relaciona con Buda y con un acontecimiento en Su Vida, en el cual y siguiendo los dictámenes de Su corazón, determinó volver una vez al año, desde el alto lugar en donde reside y actúa, para bendecir al mundo. Los dos Grandes Hijos de Dios, Buda y Cristo son, uno el custodio y el otro el receptor, de esta bendición. Ambos están encargados de trasmitirla a un mundo necesitado y

ambos actúan como transmisores de esta Energía Espiritual para la humanidad.

El Festival Wesak ha sido considerado por los Conocedores del mundo, de máxima importancia en los asuntos mundiales, porque mediante los dos representantes de la Deidad sobre nuestro planeta, el mundo de las realidades espirituales y el de los asuntos humanos, pueden acercarse más íntimamente. En los actuales tiempos de crisis, esto es más necesario que nunca y la obra de estos grandes Hijos de Dios adquiere una transcendencia poco común y la oportunidad ofrecida a la humanidad en estos momentos encierra implicaciones más profundas que anteriormente. El creciente interés por el Festival en sí mismo, la solicitud por su significado y la demanda del público en general referente a las informaciones sobre él, nos han llevado a reunir toda la información disponible y presentarla en forma breve a la consideración del aspirante occidental.

El Festival Wesak tiene lugar en la Luna Llena de Tauro y La Fiesta de la Humanidad un mes después, en la Luna Llena de Géminis. La fecha del Festival de Pascua, al igual que las otras dos, está determinado por la Luna Llena de Aries, la primera luna después del Equinocio de Primavera. Estos tres Festivales: Pascua, Wesak y la Fiesta de la Humanidad son los tres acontecimientos Espirituales Mayores del Año. Conviene recordarse que ciertos pasajes de los escritos de Alice A. Bailey y del Tibetano, han utilizado a menudo la expresión “Plenilunio de Mayo” para hablar del Festival de Wesak (el Plenilunio de Buda) y “el Plenilunio de Junio” se refiere a la Luna Llena de Cristo, que es la Fiesta de la Humanidad. En general, estos dos plenilunios tienen lugar durante los meses de Mayo y Junio, pero no es siempre así. ¿Cómo explicamos esto? El factor determinante es el signo del zodíaco: la Luna Llena de Tauro y la de Géminis.

SEGUNDA PARTE

En la India, el Festival Wesak ha sido considerado durante siglos como una fiesta pública. Es un día de reunión, de peregrinación y de gozosa expectativa. Es un día santo. Es verdad que el significado interno de este día es reconocido sólo por un pequeño grupo especialmente orientado y que la vasta mayoría no conoce nada y menos les importa lo que pueda significar. Pero lo mismo se puede decir de cualquiera de las grandes fiestas espirituales. Para algunos son símbolos de grandes realidades espirituales; para otros significa simplemente una fiesta o un día para hacer regalos o ir de visita. Pero no conocen prácticamente nada de la fuerza espiritual liberada en estos momentos sobre el mundo o del verdadero significado de aquellos “Días de Gracia”, como por ejemplo, el Viernes Santo, en los que la Divinidad viene en ayuda de la humanidad. Las relaciones internas y verdaderas están más allá de su mente. Y de la misma manera ocurre con el Festival Wesak.

Sin embargo, hay, en este Festival algo que lo diferencia de todos demás y lo pone en una categoría aparte. Todas nuestras fiestas cristianas, se conmemoran en honor de acontecimientos pasados y sucesos que ocurrieron siglos atrás o se realizan en honor de algún gran Discípulo de Cristo que sirvió a la raza en el pasado, como Él lo hizo. El Festival Wesak se celebra en reconocimiento de un acontecimiento actual y viviente. Se lleva a cabo (de acuerdo con la creencia de aquellos que lo observan) mientras se produce un hecho grande y celestial; constituye una ceremonia de participación. Este acontecimiento celestial, tiene lugar anualmente en el momento del Plenilunio de Mayo y es en él que se transmite a la Tierra (en relación a la medida de la demanda invocadora del hombre) la Bendición de Dios mismo, mediante Buda y su Hermano el Cristo.

Este hecho puede actuar y actúa en el mundo físico y tiene su contraparte física. Paralelamente a la ceremonia subjetiva y espiritual, tiene lugar simultánea­mente un acontecimiento de cierta importancia en un pequeño valle de Tíbet, del otro lado de los Himalayas. Es allí que se supone que tiene lugar la ceremonia terrestre de la Bendición y así mucha gente del distrito y de los alrededores encuentran el camino hacia el valle, como peregrinos hacia la Luz. Luego, a la hora del Plenilunio, se realiza un solemne ritual, que puede ser visto y reconocido con toda claridad como cualquier ceremonial en nuestras grandes catedrales.

Un detalle muy interesante relacionado con este Festival y su realización ceremonial en el Tíbet, es el hecho de que muchos cristianos ortodoxos, que rechaza­rían en forma absoluta cualquier asociación con los credos budistas o hinduístas, son testigos, en sus sueños, de esta ceremonia. Cuando actuaba como miembro ortodoxo de la Iglesia de Inglaterra y como evangelista, para mí el budismo era simplemente una religión pagana. ¡Tan grande era mi ignorancia! Buda era simplemente uno de los numerosos “ídolos” paganos. En esa época soñé dos veces ‑y ello con un intervalo de siete años‑ que participaba en una extraña ceremonia y en un acontecimiento fuera de lo común. Los hechos registrados eran claros y vívidos y los detalles idénticos en los dos sueños, era imposible desechar el sueño, como una fantasía vana o considerarlo como uno de los fenómenos corrientes del sueño. Veinte años más tarde, cuando leí una descripción del Festival Wesak, descubrí lo que era aquello que había visto. Mi sueño indicaba, aparentemente, un acontecimiento real. Oportunamente encontré varias personas que habían tenido el mismo sueño y se preguntaban cuál era el significado de lo que habían visto. Cuando un sueño es similarmente registrado por distintas personas, en todas partes del mundo, cuando los detalles del sueño son idénticos y cuando se descubre que el sueño está basado sobre un determinado ceremonial que tiene lugar en ese momento, ello crea seguramente, un amplio campo de discusión, un motivo para evocar un interés y quizás evidencia el testimonio de un acontecimiento real.

El sueño, leyenda o acontecimiento, puede ser descrito como sigue:

“Existe un valle situado a una altura bastante elevada al pie de los Himalayas Tibetanos. Este valle está rodeado por altas montañas a ambos lados con excepción del noreste, en donde hay una estrecha abertura. El valle tiene la forma de un ánfora enfocada hacia el noreste, abriéndose considerablemente hacia el Sur. Hacia el extremo Norte y cerca de la embocadura del ánfora se halla una gran roca plana. No hay árboles ni arbustos en el valle, el cuál está cubierto con una especie de pasto grueso, pero las laderas de las montañas están cubiertas de árboles.

En la fecha del Plenilunio de Mayo empiezan a afluir peregrinos de todos los distritos próximos; los santos hombres y mujeres, los lamas llegan al Valle y ocupan la parte sur y media dejando el extremo noreste relativamente libre. Allí (según la leyenda) se congrega un grupo de aquellos Grandes Seres que son los custodios sobre la Tierra del Plan de Dios para nuestro Planeta y para la Humanidad. El nombre que le damos a estos Seres no tiene gran importancia, el creyente cristiano preferirá hablar de Cristo y Su Iglesia, y Los considerará parte de esa Gran Nube de testigos que garantizan a la humanidad la salvación definitiva.

Los esotéricos del mundo pueden llamarlos, los Maestros de Sabiduría, la Jerarquía Planetaria, que en sus diversos grados están regidos y guiados por Cristo, el Maestro de Maestros, de Ángeles y de Seres Humanos por igual; o pueden también llamarlos los Rishis de las Escrituras Hindúes, o la Sociedad de Mentes Iluminadas, según la enseñanza tibetana. Ellos son los Grandes Intuitivos y los Grandes Compañeros según la presentación moderna y son el conjunto de la humanidad perfeccionada, que han seguido los pasos de Cristo y han penetrado, por nosotros, en los misterios, dándonos ejemplo para que hagamos lo que ellos han hecho. Con su Sabiduría, Amor y Conocimiento constituyen una muralla protectora para la humanidad y tratan de guiarnos paso a paso, (como ellos fueron guiados en su momento) de la oscuridad a la Luz, de lo irreal a lo Real, de la muerte a la Inmor­talidad. Este grupo de Conocedores son los principales participantes del Festival Wesak. Se sitúan en el confín noreste del Valle y en círculos concéntricos (de acuerdo al estado y grado de Su desarrollo iniciático), se preparan para un gran acto de servicio. Frente a la roca, mirando al noreste, están Aquellos Seres que son llamados por sus discípulos “Los Tres Grandes Señores” que son: el Cristo, que se sitúa en el centro; el Señor de las Formas Vivientes, el Manú, que se sitúa a Su Derecha; y el Señor de la Civilización, que se sitúa a Su izquierda. Los Tres se colocan frente a la roca, en la que descansa una gran copa de cristal llena de agua.”

Hay un hecho interesante que arroja cierta luz sobre esta ceremonia y su realidad, es que los que han soñado que participaban en ella, están seguros de la exacta posición que ocuparon en la parte más baja del Valle. Una persona que me la describió, me dijo que estuvo a un lado, junto a un árbol en el que estaba atado un caballo; otros parecían conocer muy bien el lugar en que se encontraban. Pocos se daban cuenta que el lugar que ocupaban en el grupo de observadores, indicaba con toda claridad el estado de evolución del participante.

“Detrás del Grupo de Maestros, Adeptos, Iniciados y Colaboradores Mayores en el Plan de Dios, se encuentran los discípulos y aspirantes del mundo, en sus varios grados y grupos, “en el cuerpo o fuera de él” (citando a S. Pablo), quienes constituyen en esta época el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo. Los que estaban presentes físicamente, llegaron allí por medios comunes. Otros estaban presentes en sus cuerpos espirituales y otros en sueños. El “sueño” que ellos relatan, ¿no podría ser el reconocimiento físico y el recuerdo de un suceso espiritual interno?.

 

Al acercarse el momento de la Luna Llena, se produce una gran quietud en la muchedumbre, y todos miran al noreste. Entonces, tienen lugar ciertos movimientos rituales, en los que los Grupos de Maestros y Sus Discípulos de todos los grados, ocupan su lugar en posiciones simbólicas, como la estrella de cinco puntas, con Cristo en la cima; o un triángulo con Cristo en el vértice superior, o una cruz y otras formaciones conocidas, que tienen un profundo y potente significado. Todo esto se hace mientras se entonan ciertas palabras y frases esotéricas, llamadas mántrams”.

La expectativa de los asistentes aumenta y la tensión se hace mayor, acrecentándose cada vez más. A través de todo el grupo de personas, parece sentirse un estímulo o vibración potente que tiene el efecto de despertar las almas de los presentes, fusionando el grupo en un todo unificado, elevándolos a un gran acto de invocación, ansiedad y expectativa espiritual. Es el punto culminante de la aspiración mundial enfocada en este grupo expectante. Estas tres palabras: inspiración, ansia y expectativa, son las que mejor describen el ambiente que rodea a los que asisten a esta Ceremonia en el Valle Secreto.

“El cántico y el movimiento rítmico se intensifican cada vez más y todos los participantes y la multitud elevan sus ojos hacia el cielo, en dirección de la angostura del Valle.

Unos pocos minutos antes de la hora exacta de la Luna Llena puede verse, a lo lejos, un pequeño punto en el cielo, acercándose cada vez más y poco a poco su silueta se hace más nítida, se definen sus contornos hasta que la forma de BUDA se hace visible. Sentado en posición de loto, envuelto en su manto azafrán, bañado en Luz y Color, y con una mano extendida bendiciendo. Cuando Buda llega al punto exacto central sobre la gran roca, flotando sobre las cabezas de los Tres Grandes Señores, un gran mántram, que se pronuncia una vez al año en el Festival, es entonado por Cristo y todos los asistentes, que se encuentran en el Valle se postran. Esta Invocación produce una gran vibración o corriente de pensamiento, ¡de tal potencia!, que llega, desde el grupo de aspirantes, discípulos e iniciados hasta Dios mismo. Señala el momento supremo del intenso esfuerzo espiritual de todo el año y la vitalización espiritual de la humanidad y sus efectos espirituales duran a través de los meses subsiguientes. El efecto de esta Gran Invocación es universal o cósmico, y sirve para unirnos con ese Centro Cósmico de Fuerza Espiritual, del cual han venido todos los seres de la Creaci6n. Se imparte la Bendición y Cristo, como representante de la humanidad la recibe para distribuirla”.

Así, según la leyenda, Buda vuelve una vez al año, para bendecir al mundo, trasmitiendo a través de Cristo, nueva vida espiritual.

“Luego… lentamente, Buda se aleja, hasta que nuevamente puede verse sólo un punto en el cielo que finalmente desaparece. Todo el ceremonial de la bendición, desde su primera aparición en la lejanía, hasta el momento en que Buda desaparece, tarda sólo ocho minutos. El sacrificio anual de Buda por la humanidad (pues viene a costa de un gran sacrificio) ha terminado y Él retorna nuevamente a ese Alto Lugar donde trabaja y espera. Año tras año vuelve para bendecir, año tras año la misma ceremonia se realiza, año tras año Buda y Su Gran Hermano, Cristo, trabajan en la más íntima cooperación para el beneficio espiritual de la humanidad. En estos dos Grande Hijos de Dios, se han concentrado dos aspectos de la Vida Divina. Ellos actúan juntos como custodios del más elevado tipo de fuerza espiritual, a la que la humanidad puede responder. Mediante Buda fluye la Sabiduría de Dios; mediante Cristo el Amor de Dios se manifiesta a la humanidad; esta Sabiduría y este Amor se derraman sobre la humanidad cada Luna Llena de Mayo”.

Según la historia antigua, esta es la leyenda que existe detrás de esta Fiesta popular en Oriente, y es una realidad si nos atrevemos a creerla y tenemos la mente lo suficientemente abierta como para reconocer esta posibilidad. Es para Occidente una idea algo nueva y requiere el reajuste de algunas de nuestras más apreciadas creencias; pero si puede ser captada y entendida, surgirá en nuestra conciencia una nueva visión y la posibilidad de que la humanidad, conscientemente se conecta ahora con una nueva fuente de inspiración y un nuevo centro de fuerza espiritual.

Para algunas personas, actualmente, este Festival representa ciertas ideas muy claras y definidas, y ofrece una gran oportunidad. Las ideas que simboliza pueden enumerarse de la siguiente manera:

  • Primero:   Este Festival une el pasado con el presente de un modo como no lo hace ningún otro Festival, relacionado con cualquiera de las grandes religiones del mundo. Representa una verdad viviente y una oportunidad presente; en su mutuo servicio a la humanidad, Buda y Cristo traen esta unión. También unifican Oriente con Occidente a la vez que funden en un todo la tradición cristiana con los credos budistas e hinduistas, y la aspiración de todos los creyentes del mundo de hoy, ya sean ortodoxos o no. Así desaparecen las diferencias religiosas.
  • Segundo: Este Festival señala el punto máximo de Bendición Espiritual para el mundo. Es un momento de extraordinaria afluencia de vida y estímulo espiritual y sirve para vitalizar la aspiración de toda la humanidad.
  • Tercero: Mediante el esfuerzo unido de Cristo y Buda, actuando en íntima cooperación, en el transcurso del Festival, se abre un canal de comunicación entre la humanidad y Dios, a través del cual el Amor y la Sabiduría de Dios mismo pueden fluir a un mundo ansioso y necesitado. Hablando simbólicamente y recordando que los símbolos velan siempre alguna verdad, se puede decir que en el momento del plenilunio, es como si se abriese completamente y repentinamente una puerta, que en otro momento permanece cerrada. A través de ella los aspirantes y discípulos pueden ponerse en contacto con energías difíciles de alcanzar de otro modo. Mediante esta puerta se puede llegar a Aquéllos que guían a la humanidad, a la verdad y a la realidad, que en otra circunstancia, no es posible. Todos aquellos que están a un lado u otro de la puerta pueden valerse de esta oportunidad, y esto ocurrirá en forma creciente. Durante el plenilunio de Mayo, es como si se abriera la puerta del cielo hablando simbólicamente— para establecer contacto con aquellas Vidas Mayores, que son para nuestra Jerarquía Planetaria, lo que Ella es para la humanidad.

Una vez que se ha reconocido esto, será posible desarrollar una ciencia de acercamiento hacia las verdades y fuerzas más profundas de la vida ocultas detrás del velo. Esto revelará la Nueva Era, y es parte de la verdadera técnica que emerge del Sendero y del progreso espiritual.

Nuevamente, en este tiempo existe la posibilidad de grandes expansiones de conciencia, las cuales son imposibles en otros momentos. Los discípulos e iniciados de todas partes pueden ser ayudados y estimulados espiritualmente en la realización de aquellas grandes etapas que llamamos iniciaciones y que permiten al hombre penetrar un poco más profunda y conscientemente en los misterios del Reino de Dios. Revelando con más claridad la maravilla de su propia divinidad, la belleza de lo divino en cada ser humano y algo del plan que está llevando a cabo la humanidad y con el cual puede cooperar.

Volvamos al escenario de los Himalayas. “Cuando Buda ha desaparecido, la multitud se pone de pie, el agua de la copa es distribuida en pequeñas porciones a los Maestros, Iniciados y discípulos, y luego ellos retornan al lugar del servicio. La multitud bebe el agua, en copas o jarros que han traído y la comparten con los demás. En esta magnífica “Ceremonia del Agua” se nos presenta en forma simbólica la Nueva Era de Acuario, que está ya en el umbral. La era de “Acuario”: la del “Aguador”, como dijo Cristo en ese episodio que precedió al servicio de comunión iniciado por Él. Esta Ceremonia perpetúa para nosotros el hecho de la universalidad del Amor de Dios, la necesidad de nuestra purificación individual y la oportunidad de compartir con cada uno lo que pertenece a todos. El agua, magnetizada por la presencia de Buda y de Cristo, contiene ciertas propiedades y virtudes que ayudan y curan. Bendita así, la multitud se dispersa silenciosamente, los Maestros y discípulos regresan con renovada fuerza para cumplir otro año de servicio en el mundo”.

Esta leyenda o esta revelación de un acontecimiento espiritual auténtico y vital, lentamente llega en estos días a Occidente y suscita de parte de muchos curiosidad, admiración, preguntas… Algunos aspirantes Occidentales piensan que ha llegado el momento, tanto para Occidente como para Oriente de unirse espiritualmente en una gran Fiesta y Comunión de almas, en unión con todos, bajo la dirección de Buda, que encarnó para traer la Luz a Oriente, y con Cristo que vino para traer la Luz a Occidente. Podemos pedir y evocar en común una bendición y una revelación espirituales, que nos permitirá gozar de “paz en la Tierra y buena voluntad entre los hombres”, que tanto necesitamos actualmente. Podremos así acceder a la era de fraternidad y de comprensión que permitirá a cada uno, liberarse del miedo y tener más tiempo para buscar a Dios.

La Ceremonia de Wesak es desde el punto de vista espiritual, el acontecimiento más importante en nuestro planeta, siendo el testimonio más eficaz del acon­tecimiento que causa el mayor efecto sobre la humanidad. Su influencia siempre se “siente”, aunque la mayoría de las personas lo ignoren. Es importante que ahora sea admitido, aceptado y conscientemente utilizado por todos. Cada uno de los grupos de servidores que colaboran con pleno conocimiento de causa en todo el planeta con la Jerarquía Planetaria, que actúan así, según ciertas leyes, mediante palabras de poder y ciertas Grandes Invocaciones, obtendrán de esta manera los resultados reque­ridos. La unificación del ritmo de algunos de estos grupos y de sus invocaciones, permite la relación de núcleos de aspirantes con la conciencia de ciertas Grandes Vidas e Inteligencias. Esto se produce cuando aprenden a alinear sus personalidades con sus almas. Estos grupos de aspirantes pueden entrar en contacto con el mundo subjetivo de estas Inteligencias por intermedio de dos puntos focales: Buda, representante del campo de las realidades espirituales subjetivas que nos rodean, y Cristo, representante del mundo de las aspiraciones humanas. Este hecho está sim­bolizado, para nosotros por el rito de la Iglesia, en el que el sacerdote es un punto focal. Hay que remarcar una diferencia importante. El sacerdocio, en el transcurso de las grandes “ceremonias de contacto” en el futuro, no será exclusivo de unos pocos. Todos, incluso los profanos podrán oficiar los ritos, siempre y cuando sean capaces de alinearse con el alma y de entrar en contacto con ella con el objetivo de colaborar con las otras almas.

Finalmente, puede decirse que en un cierto período del año, la Logia de los Maestros se reúne en asamblea de todos los miembros. Este término “Logia” no es más que una forma de designar este cuerpo de discípulos y colaboradores que el cristiano llama “Cristo y su Iglesia”. En este período que coincide con la Luna Llena de Mayo y la Fiesta de Wesak los Maestros se reúnen por tres razones esenciales: Desean entrar en contacto con la fuerza espiritual trasmitida a nuestro planeta por la mediación de Buda y de Cristo; adaptar, a las necesidades inmediatas al trabajo que queda por hacer para la humanidad y admitir en la iniciación a aquellos que están preparados y estimular a sus discípulos en vistas a un servicio y una actividad más eficaces.

 

TERCERA PARTE

Una de las cosas que actualmente se está llevando a cabo, es la preparación de un instrumento de servicio para instaurar la Nueva Era. Está integrándose paulatinamente el grupo de místicos y conocedores en todo el mundo; sus miembros provienen de todas las organizaciones (políticas, científicas, económicas y religiosas) y pertenecen a todas las iglesias, naciones y razas. Se está reuniendo un sólo grupo, pero sus miembros pertenecen a muchos grupos. Este grupo es el que definitivamente puede ponerse en relación con la fuerza y el estímulo espiritual transmitido durante el Festival Wesak. Puede actuar como transmisor para el resto de la humanidad, de las fuerzas de la Luz, del Espíritu de Paz, Sabiduría y Amor. Tiene la oportunidad de ser el canal por el cual puede actuar la Jerarquía de Conocedores e Inteligencias; y las Grandes Vidas Espirituales pueden transmitir Su pensamiento iluminador por el cual Ellos pueden trabajar para el progreso de la humanidad. También el rápido advenimiento de la Nueva Era podrá acelerarse de acuerdo a la respuesta de los discípulos, conocedores y místicos en todo el mundo.

Grandes palabras de reconstrucción están siendo emitidas desde el “Lugar Secreto del Altísimo” palabras que no deben caer en oídos sordos, sino impulsar la actividad de quienes pueden responder y quieren responder. Una de estas Grandes Palabras se difunde en cada Plenilunio de Wesak.

El desarrollo de la intuición y del discernimiento por parte de los discípulos del mundo es la gran necesidad del momento actual. Han de aprender a sentir la visión elevada, a responder al día de la oportunidad y a lograr una relación consciente superior, cualquiera que fuese el costo para el yo inferior. Procediendo debemos recordar que la naturaleza inferior, que forma parte de su íntima y cerrada naturaleza, les será anormalmente atractiva y solo podrá ser transcendida a un gran costo; por lo tanto, debe desarrollarse en el grupo la intuición y ajustarse en formas más adecuadas el sentido de los valores antes de que se pueda estar a la altura de las necesidades y cumplir su función de inaugurar la Nueva Era. El flujo de fuerza espiritual durante el Festival Wesak tiene por objeto estimular la intuición de los discípulos, de los aspirantes y de los hombres y mujeres de buena voluntad reunidos.

Las dificultades actuales se deben en gran parte a la ausencia de esta capacidad intuitiva. Los místicos del mundo se preocupan de su propio desarrollo espiritual, de obtener visiones y estudiar los efectos en sí mismos. El problema no está en la falta de sinceridad inteligente o de idealismo, está en que fallan al no sacrificar la personalidad en todo momento y a cualquier costo y así poder transformar la realización intuitiva en un hecho de la manifestación física. Se han permitido ciertas libertades, y en el trabajo espiritual éstas acentúan la personalidad, relegando al hombre espiritual a segundo término, por lo tanto, esto no está permitido; los Guías de la humanidad, actualmente buscan a aquellos que tengan una clara visión, una adhesión incondicional a la verdad, tal como la entienden, más la capacidad de adelantar persistentemente hacia la materialización del ideal.

En la Nueva Era, los trabajadores vendrán de todos los grupos y su elección dependerá, en gran parte, de la medida de impersonalidad con la que trabajan y de la fuerza del contacto interno con su alma.

Surge ahora la cuestión, ¿cómo cada uno de nosotros, aspirantes o ya consagrados al servicio, puede servir y ayudar mejor? En el actual período de transición, previo a la Nueva Era, el momento del Festival Wesak, cada año, adquiere un significado más profundo para todos los que se interesan en el Servicio Mundial, o cooperan con la Jerarquía de Maestros, con Cristo y sus discípulos. Este es un momento de excepcional oportunidad y hasta la Jerarquía misma se prepara. Cristo y Buda trabajan juntos con el mismo objetivo para lograr que la humanidad sea receptiva posible al influjo de fuerza espiritual, que puede ser de utilidad en la presente angustia, depresión e inseguridad y establecer así una era de paz, en la que los hombres y mujeres tendrán tiempo y oportunidad de intensificar su contacto con las realidades espirituales.

La Tierra, nuestro planeta, es actualmente el punto focal, de máxima atención de los Administradores del Plan Divino, que trabajan en unión con ciertos tipos de fuerza y Entidades Espirituales, distintas de las que se han reconocido en el mundo. Buda tiene en estos momentos una función especial de Mediador Interplanetario y en tal posición tratará de proporcionar las condiciones para que nuevas energías de Luz y Paz puedan cambiar las condiciones de la Tierra. Si este esfuerzo es coronado por el éxito, causará un creciente influjo de energía espiritual de un tipo más potente y de una calidad diferente a todas las que fluyeron hasta ahora en y a través de nuestra vida planetaria. Los discípulos y aspirantes que podrán entrenarse para asumir la creciente responsabilidad espiritual, preservando a la vez la quietud interna y una actitud de enfocada atención, podrán sumergirse en este flujo de Fuerza Espiritual y así pueden servir a la humanidad como transmisores e interpretes y ayudar a aumentar la capacidad humana de respuesta y de comprensión.

La Jerarquía de los Maestros ha lanzado un llamado a todos los discípulos y al Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, para que en todos los Plenilunios de Mayo, se preparen a un intenso y consagrado mes de servicio acelerado; este llamado a la cooperación en la máxima medida, en un intenso esfuerzo para aumentar la receptividad de la humanidad a las nuevas fuerzas que podrán liberarse para desempeñar su benéfico trabajo sintetizador, en los próximos Festivales de Wesak.

Si Buda, Cristo y la Jerarquía enfocada, ayudados por los discípulos y aspirantes, tienen éxito en lo que puede considerarse como una forma de unificación planetaria, abriendo así el necesario canal mediante la transmisión de la Vida y de la Luz, aún dependerá de nosotros, los que sabemos cómo actuar para poder mantener abierto ese canal entre los pensadores y trabajadores del mundo y el grupo espiritual interno de los Conocedores y Servidores.

El período del Festival Wesak se ha extendido últimamente a cinco días de trabajo y servicio; es decir, los dos días anteriores, el mismo día del Festival y los dos días siguientes. La hora exacta del Festival Wesak es en sí misma de gran importancia. Los días de preparación se conocen bajo el nombre de “Días de Renunciación y Desapego”. El día del Festival se llama “Día de Salvaguardia” y los dos días siguientes son los “Días de Distribución”. Esto exige cinco días de intenso esfuerzo en el servicio que nos conduce a renunciar a todo lo que pudiera dificultar nuestra eficacia como servidores y canales para la Energía Espiritual; esto significa que, después de la debida preparación, dedicación, y esfuerzo ascendente, durante los dos primeros días, el día del Festival nos consideramos simplemente como recipientes para contener la máxima cantidad de energía espiritual que podamos aceptar. Como canales, debemos estar preparados a olvidarnos de nosotros mismos en el servicio de alcanzar, absorver y conservar esta energía para toda la humanidad. Hemos de aprender a considerar el día del Festival como un día de silencio ‑silencio subjetivo y de paz interna‑ que se pueden mantener ininterrumpidos aunque al mismo tiempo sirvamos a los demás, en palabra y acción. Durante ese día sólo dos pensamientos deben ocupar nuestra constante atención. Estos son: Las necesidades de nuestros semejantes y la necesidad de proveer un canal grupal, por el cual las fuerzas espirituales pueden estar disponibles. Debemos tratar de permanecer constantemente en la Luz del Alma y debemos trabajar como Almas, cuyo interés está siempre con el grupo y no con el individuo, y cuya conciencia es la del todo y

no la de la parte.

Durante los dos días subsiguientes, el foco de nuestra atención se dirigirá hacia el mundo externo y nuestro esfuerzo se orientará hacia la distribución de la energía espiritual que habremos podido captar.

Cuando Cristo estuvo en la Tierra, enseñó a Sus discípulos que el esfuerzo espiritual de naturaleza curativa puede realizarse únicamente mediante la oración (deseo santificado, pensamiento iluminado e intensa aspiración) y el ayuno. Este esfuerzo en el Festival Wesak es grupal y va dirigido a una vasta curación grupal; mediante la oración, el ayuno y la autodisciplina podremos llevar la obra a feliz realización. Se requiere un esfuerzo grupal y cada uno de nosotros y aquel que perciba la visión, puede ayudar. Nadie es demasiado insignificante o demasiado importante para este servicio, porque es el conjunto de todas las vehementes aspiraciones, lo que finalmente traerá la bendición. Todos podemos hacer algo para solucionar la presente situación y apresurar el advenimiento de un período de paz y buena voluntad.

Sin embargo, no trabajamos para una meta lejana, sino que tenemos dos objetivos principales:

  • Primero: Romper un ritmo antiguo y establecer otro nuevo y mejor. Para esto, el tiempo es un factor importante y que debe tenerse presente. El mal y las calamidades están a punto de precipitarse, pero el mal que se avecina puede ser disipado y el peligro de desastre desviado. El Festival Wesak ofrece una gran oportunidad de invocar y evocar aquellos poderes que pueden impedirlo y traer el bien.
  • Segundo: Mezclar y fusionar las unidas aspiraciones de todos, en cada plenilunio y especialmente en el de Wesak, de modo que el canal esté limpio y se establezca el contacto entre el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, compuesto por todos los verdaderos discípulos, aspirantes, hombres y mujeres de buena voluntad, cualquiera que sea su credo o nacionalidad, con la Jerarquía de los Discípulos de Cristo que espera. Una vez establecido permanentemente este canal y habiendo un gran número de hombres y mujeres que se den cuenta y perciban su función y posibilidades, será más fácil para la verdad espiritual impresionar la conciencia pública y se verá simplificada la orientación de la opinión pública por el Cristo y la Jerarquía de Maestros. Todos los aspirantes Mundiales, están realizando en la actualidad, el establecimiento de ese canal. ¿No sería posible que la verdadera función de todas las ceremonias religiosas sea de poner en contacto con el mundo de las realidades subjetivas y el de la vida diaria?. ¿No podrá la nueva religión mundial venidera ser construida alrededor de esta idea y que el trabajo de la Iglesia Universal de la Nueva Era esté concentrado en los períodos mensuales del Plenilunio y convertirse en una Ciencia de Acercamiento o Técnica de Contacto Espiritual?. Esto influenciará los nuevos rituales de la Iglesia e indicará la verdad que surge referente al Sendero de Retorno a Dios. Muchos creemos que ocurrirá así. Este será el nuevo Camino de Unión, no será la unión mística de las escrituras o de la tradición mística, porque esta concierne a la relación del individuo con Dios y su propia alma, ni la relación de un grupo de discípulos de un Maestro. Estas constituyen implicaciones preliminares y son de aplicación individual. La unión a que nos referimos es mucho más trascendente y es la unión grupal y el establecimiento de una relación grupal entre el mundo de la Existencia Espiritual y el de la vida externa. Es una manera de unir en una nueva forma, lo objetivo y lo subjetivo.

Resumimos lo que se debe hacer en el momento de cada Festival Wesak y en menor medida, durante cada plenilunio mensual. Tratamos de llevar adelante un esfuerzo grupal que es de tanta importancia, que en el momento oportuno surgirá debido a su propio impulso, un potente impulso magnético; éste llegará hasta aquellas Vidas que velan sobre la humanidad y nuestra civilización y que actúan a través de los Maestros de Sabiduría, de Cristo y de Su Iglesia. En respuesta, nos llegará otro impulso magnético, que unirá las inmanentes Fuerzas benéficas, que encarnan el Amor de Dios, con el mundo necesitado. Mediante el esfuerzo concentrado del Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, la Luz, la Inspiración y la “curación espiritual” se difundirán con tal poder que ocurrirán cambios definidos en la conciencia humana y las condiciones mundiales serán netamente mejoradas. Los ojos de los hombres y mujeres se abrirán a las realidades básicas, hasta ahora confusa­mente presentidas por el público en general.

La humanidad aplicará entonces las correcciones necesarias, creyendo que lo hacen por la fuerza de su sabiduría y poder; en realidad, durante todo ese tiempo estarán detrás de esto los aspirantes y discípulos unidos, que trabajan silenciosamente al unísono con la Jerarquía, manteniendo así, abierto el canal por el cual puede fluir la necesaria sabiduría, fuerza y amor. En esta gran tarea han de considerarse los siguientes grupos y relaciones:

1.     Las Fuerzas de la Luz y los Espíritus de Paz

2.     La Jerarquía Planetaria, o Cristo y Su Iglesia.

3.     Buda, encarnando la Sabiduría de Dios.

4.     Cristo, encarnando el Amor de Dios.

5.     El Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, discípulos y aspirantes.

6.     Toda la Humanidad necesitada, buscando Luz y Ayuda.

Se notará que Buda enfoca en Sí las fuerzas descendentes, mientras que Cristo enfoca en Sí Mismo la petición y aspiración espiritual de todo el Planeta. Esto constituye un alineamiento planetario de gran potencia. Si la obra se realiza adecuadamente cada año durante el Festival Wesak, se producirán los ajustes necesarios en el mundo. El éxito o el fracaso de este estímulo esperado están ampliamente en nuestras manos. Si resulta un éxito, será posible inaugurar una nueva relación entre la Jerarquía y la Humanidad; que marcará el comienzo de un nuevo tipo de trabajo mediador, llevado a cabo por un grupo salvador de Servidores en entrenamiento para formar aquel grupo que finalmente salvará al Mundo.

Documento extractado del Folleto del mismo nombre de la Fundación Lucis:

120 Wall St., 24th FL. New York NY 10005 USA

3, Whitehall Court Suite 54 London SWIA 2EF England

1, rue de Varembé (3e) Case Postale 31 1211 Ginebra Suiza

LA GRAN INVOCACION

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,

Que afluya luz a las mentes de los hombres;

Que la Luz descienda a la Tierra.

 

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,

Que afluya amor a los corazones de los hombres;

Que Cristo* retorne a la Tierra.

 

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,

Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres,

El propósito que los Maestros conocen y sirven.

 

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,

Que se realice el Plan de Amor y de Luz

Y selle la puerta donde se halla el mal.

 

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.

  • “La Gran Invocación no pertenece a ninguna persona o grupo en particular sino a toda la Humanidad. Su belleza y fuerza residen en su simplicidad y en la expresión de ciertas verdades fundamentales que todo ser humano acepta normal y espontáneamente. Muchas religiones creen en un Instructor Mundial, lo reconocen bajo los diversos nombres: El Señor Maitreya, Krishna, Imam Madhi, Mesías, el Cristo para los cristianos.”

Archivo distribuido por:

Buena Voluntad Rosariobvr@sabiduriarcana.org  –  www.sabiduriarcana.org

___________________________________________________________________________________________________________

Si deseas darnos tu donación da Clic aquí.

Donaciones

Donar

 

One Response to Festival de Wesak

  1. margarita says:

    Gracias Carlos Alonso, porque lo que hace que te conoci y empece a recibir tu conocimiento mi vida ha cambiado mucho. El pertenecer al “Nuevo grupo de servidores del Mundo”, me hace tener una gran responsabilidad conmigo y con el mundo. Dios te Bendiga siempre, porque cada dia plantas una semilla en nuestros corazones. Namaste